Protesis sobre Implantes

La colocación de implantes dentales se trata de una técnica quirúrgica avanzada, que se utiliza para solucionar los problemas de pérdida de dientes.

Los implantes son unos elementos metálicos, que se ubican quirúrgicamente en los maxilares, por debajo de las encias. Son sustitutos artificiales de las raíces de los dientes naturales y tienen forma de pequeños tornillos. Proporcionan confort, ajuste y estetica.

Existen diferentes tipos de implantes, aunque la mayoría suelen estar compuestos de titanio puro, un material muy biocompatible, que favorece que el implante sea aceptado por el organismo. Varios meses después de la colocación del implante, el hueso lo tolera y se une a él con fuerza.

Mediante este procedimiento el implante se fusiona con el hueso del maxilar (oseointegracion) y proporciona un soporte estable para la conexión de los dientes artificiales, sin necesidad de desgastar las piezas adyacentes.

Los implantes dentales pueden reemplazar a los dientes perdidos sosteniendo una protesis fija y servir de apoyo a una dentadura completa, haciéndola más segura y confortable.

No se deben colocar implantes en niños ni adolescentes, porque están en crecimiento y pueden surgir dificultades posteriores cuando el resto de los dientes crezca y el implante quede estancado. La edad ideal para comenzar el tratamiento es a partir de los 18 años.

En principio cualquier adulto puede someterse a una cirugia de implantes siempre que goce de buena salud y tenga el hueso adecuado para soportarlo. Para obtener un buen resultado en la colocación de implantes es imprescindible una correcta higiene dental diaria del paciente y evitar el consumo de tabaco.

Los implantes requieren un mantenimiento para que sean duraderos, se debe acudir a revisión anual a la consulta dental para realizar una radiografía de control y comprobar que la higiene dental es la adecuada. La permanencia en boca de los implantes dentales y la protesis que soportan, depende de las características anatómicas, fisiológicas y de los hábitos, así como de la causa de la pérdida de los dientes.