Protesis completa

Indicaciones para el Paciente

Recomendaciones para el paciente sobre el manejo, cuidado y mantenimiento de PRÓTESIS COMPLETA

DESCRIPCIÓN

La prótesis dental completa es un tratamiento del edentulismo (ausencia total de dientes) mediante aparatos bucales que reponen artificialmente los dientes naturales y compensan la atrofia de los huesos maxilares que se produce tras la pérdida de los dientes. Por lo tanto, no sólo sirven para mejorar la masticación, sino también el habla y la estética, que están muy deteriorados en el paciente completamente desdentado.

LIMITACIONES

Movilidad, sobre todo en la prótesis inferior. Al carecer de sujeción al hueso, estos aparatos experimentan una cierta movilidad al comer, sobre todo el inferior, que es fácilmente desplazado por la lengua incluso al hablar. Cuando se muerde de un lado, tienden a levantarse del otro, por lo que se deberá aprender a masticar con los dos lados a la vez. Apariencia: los dientes superiores quedan a veces escondidos bajo el labio.

Una limitación estética, derivada de esta inestabilidad, es que con prótesis completas los dientes anteriores y superiores no siempre pueden “montar” sobre los anteriores e inferiores, como normalmente ocurre en la dentición natural. Por eso, cuando existen dientes naturales anteriores e inferiores, los dientes de la prótesis superior suelen ser más cortos, y al quedar ocultos bajo el labio se puede aparentar una mayor edad.

Desadaptación con el paso del tiempo: necesidad de corrección y renovación.

Con el tiempo, el hueso sobre el que se apoyan los aparatos de prótesis cambio de forma, lo mismo que nos cambia la cara y cuerpo al envejecer. Como consecuencia de ello, las prótesis se aflojarán y podrán producir molestias o ulceraciones que requieren corrección por el dentista.

Al cabo de un cierto tiempo, que varía para cada persona, ya no serán posibles más correcciones, y deberán sustituirse por unas nuevas.

INSTRUCCIÓNES DE MANEJO Y MANTENIMIENTO

Para conseguir un buen funcionamiento, deberá seguir detenidamente las siguientes Instrucciones, que le facilitarán el empleo de sus aparatos e incrementarán su duración en condiciones apropiadas.

Adaptación y acostumbramiento

No olvide que la prótesis completa es una rehabilitación muy compleja (una de las más difíciles). Por eso es muy importante su colaboración, hasta la completa adaptación, que va a requerir un cierto tiempo.

Al principio:

– Notará una sensación de ocupación o cuerpo extraño, que normalmente desaparece en unas semanas.

– Le aumentará la producción de saliva, aunque se irá normalizando poco a poco.

– Le cambiará un poco el habla y pueden existir dificultades para pronunciar algunos sonidos, por lo que probablemente necesitará un entrenamiento para aprender a vocalizar ciertas palabras, que habitualmente se consigue en unas pocas semanas.

– Es probable que los primeros días se muerda fácilmente en las mejillas y la lengua, porque suelen estar crecidas frente a los espacios donde faltan dientes, pero en poco tiempo aprenderá a evitarlo.

– Puede notar algunas molestias en la zona donde se apoyan las prótesis, sobre todo a la altura de los bordes: si aumentan o no ceden al cabo de cuatro o cinco días, y si se le forman heridas, debe acudir a la consulta.

– Probablemente se le muevan mucho las prótesis al principio, sobre todo al comer. Deberá aprender a masticar simultáneamente con los dos lados, y no de uno sólo, como se hace con los dientes naturales. Con ello, y con los sucesivos ajustes del engranaje de los dientes que pudieran ser necesarios, experimentará mejoría, pero la prótesis inferior, salvo raras excepciones, nunca se sujetará satisfactoriamente.

Recomendaciones

– Los primeros días, procure cerrar la boca y masticar con cuidado, para no morderse y no sobrecargar las encías.

– Por la misma razón, conviene que inicialmente mastique suavemente alimentos blandos y no pegajosos, pasando poco a poco a comer productos de mayor consistencia.

– Esfuércese en recordar que la masticación debe realizarse con ambos lados a la vez.

– Para tratar las heridas de las mordeduras (generalmente, muy dolorosas), puede utilizar colutorios, pomadas o geles calmantes y cicatrizantes.

– Si tiene dolor intenso al morder, o aparecen heridas, acuda inmediatamente a la consulta del dentista, para que le realice los alivios pertinentes en sus prótesis y le prescriba, en su caso, tratamiento.

– También debe acudir al dentista si tiene molestias tolerables que no mejoren o remitan en cuatro o cinco días.

– Existen unos productos (colutorios, pomadas y polvos) que favorecen la retención y adaptación de la prótesis en su boca. Antes de usarlos, debe consultar con el dentista, pero debe saber que no son milagrosos.

Cómo poner y quitar los aparatos (colocación y desinserción)

– Los aparatos de prótesis completa deben colocarse en su sitio, dentro de la boca, con los dedos, y siempre mojados.

– Nunca los introduzca y muerda sobre ellos, porque puede fracturarlos o producirse heridas en las encías.

– Tras retirarlos, también con los dedos, lávelos y deposítelos en un vaso de agua.

Cuidados e higiene

– Después de cada comida debe lavar las prótesis y la boca.

– Las prótesis se deben limpiar, al menos una vez al día, con un cepillo especial para prótesis (de venta en farmacias) o un cepillo de uñas con cerdas de nailon, y un poco de pasta dentífrica o, mejor, jabón, para evitar la formación de sarro y el depósito de tinciones. Después, aclárelas muy bien con agua.

– Conviene quitar las prótesis para dormir, para que las mucosas descansen diariamente unas horas. En el caso de la prótesis inferior, es imprescindible, para evitar atragantarse durante el sueño.

– Mientras duerme, se deben conservar las prótesis en un medio húmedo, preferiblemente en un vaso de agua, a la que se pueden añadir pastillas desinfectantes comercializadas para ese menester.

Revisiones e incidencias

– Siempre que aparezca una molestia en las encías, debe acudir a consulta, aunque al principio, como esas molestias son normales, puede esperar cuatro o cinco días. Si transcurrido este tiempo no hubieran desaparecido, o si empeoraran con el paso de los días, debe acudir al dentista.

– Si surge algún problema, no intente resolverlo Vd. mismo: Acuda a su dentista.

– Las encías, con el tiempo sufren modificaciones y con ello se producen desajustes en las prótesis que deberán ser corregidas por el dentista. Entre las correcciones adaptativas que deberá realizar cada cierto tiempo (variable según el caso), se encuentran los rebases, que consisten en rellenar con plástico las zonas de las prótesis que han perdido contacto con las mucosas, para mejorar la adhesión. Por ello conviene realizar revisiones rutinarias con el odontólogo o estomatólogos cada seis meses.